Las reclamaciones a la Justicia aumentan un 32%

Escrito por manoloblog09 11-03-2009 en General. Comentarios (0)

EXPANSION.JURIDICO11-03-2009 , por M. Serraller. Madrid

El número de quejas de los ciudadanos sobre el funcionamiento de la Administración de Justicia se incrementó un 32% en 2008 en relación con el año anterior, según la memoria que elabora la Unidad de Atención Ciudadana (UAC) del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que se hizo pública ayer.

El 78,5% de los demandantes alegó vulneraciones de los derechos reconocidos en la Carta de Derechos de los Ciudadanos ante la Justicia. De éstas, casi 9 de cada 10 quejas -–el 89,1%– se referían al incumplimiento del derecho a una Justicia atenta y ágil.

De esta forma, en el año en que concurrieron la huelga de funcionarios de CCAA con Administraciones de Justicia no transferidas, el caso Mari Luz y en el que empezó el movimiento de protesta de los jueces ante la falta de medios del sistema, la principal preocupación de los ciudadanos dejó de ser la lentitud de los procesos, que pasó a un segundo puesto en la lista de reclamaciones, por detrás de la atención al ciudadano.

A este respecto, un 45,5% de los usuarios denunció el incumplimiento del “derecho a una justicia atenta”, por ejemplo, en el trato recibido, la falta de puntualidad, la adecuación de las sedes, el deber de identificación de los funcionarios, la atención de magistrados y secretarios y el uso de las lenguas cooficiales.

En el apartado de la actuación profesional, se registra un incremento global del 20%, que no se distribuye homogéneamente, ya que aumenta un 71% el número de quejas referidas a los técnicos al servicio de la Administración de Justicia, un 63% las relacionadas con la actuación de los secretarios, un 36% las que tienen por objeto a los fiscales y un 8% las referidas a los jueces. En todo caso, el mayor peso relativo de estos motivos de queja sigue centrado en la actuación de los jueces y deriva, generalmente, de la crítica de los ciudadanos a su labor de dirección de vistas, a la forma de su intervención en otros actos procesales o a su actuación durante las diligencias de guardia.

Por otra parte, la memoria muestra que los Registros Civiles acapararon el 52% de las 21.972 quejas sobre el funcionamiento de la Administración de Justicia que los ciudadanos presentaron durante 2008. Los principales problemas que los ciudadanos perciben en los Registros son los largos tiempos de espera (23,9%), la insuficiencia de las plantillas (12,8%) y la exigüidad de los horarios (11,8%).

A pesar de que la desjudicialización de estos órganos constituye uno de los principales objetivos del Plan de Modernización aprobado por el Pleno del CGPJ el pasado 12 de noviembre, el informe revela “el espectacular incremento del volumen de trabajo que soportan muchos Registros, la ampliación de sus competencias y la complejidad de muchos de los expedientes que se tramitan”.

Estas circunstancias, según el informe, han dado lugar al “establecimiento de sistemas organizativos basados en la limitación de las personas que pueden ser atendidas cada día y que provocan elevadísimos tiempos de espera en el exterior de las dependencias judiciales para intentar conseguir uno de los limitados números que se facilitan, en muchos casos sin tener ninguna garantía de su obtención”.

De esta manera, el CGPJ reconoce que “cuando el criterio organizativo se decanta por el sistema de cita previa, las fechas disponibles son tan lejanas que provocan el lógico malestar de los afectados”.

Siguen en orden de importancia las reclamaciones sobre la jurisdicción penal, con un 25,8%; y de la civil, con el 8,5%. Por tipos de órganos, los juzgados mixtos acaparan el mayor número de reclamaciones, un 32%. La Comunidad de Madrid es la que concentra el mayor porcentaje de quejas, con un 20,2%. Esta cifra duplica a las siguientes: Cataluña, Andalucía y Valencia. Navarra, Cantabria y La Rioja son las regiones que menos quejas recibieron en 2008. El informe advierte de que el mayor número de quejas en una región no significa necesariamente una peor calidad del servicio.